Sobre la trona

Los niños son activos, incluso cuando están sentados

Los niños desean formar parte de la unión que se produce en la mesa, pero también les gusta moverse. La trona de Leander es ligeramente elástica aportando al niño un sentimiento natural de libertad de movimientos.

La barrera de seguridad y el respaldo se han diseñado para garantizar que el niño se siente correctamente de un modo ergonómico, mientras que la profundidad de la barrera se puede regular sin herramientas.

La trona se mantiene constantemente equilibrada, manteniendo un sólido apoyo sobre el suelo. Además, pesa solamente 5,1 kg por lo que se puede mover fácilmente.

En el diseño de las suaves líneas de la trona se han integrado los requisitos más recientes de seguridad, de modo que su presencia en cualquier espacio es atemporal y no solo en el “rincón de los niños”.

“Cuando la Trona Leander se mueve con el niño tiene un efecto calmante y el niño está más relajado. La barra de seguridad de la trona ofrece un soporte lateral excepcional, incluso para los niños más pequeños con tendencia a ladearse. Sentarse inclinado hacia un lado es la peor posición para estar sentado, y muy pocas tronas tienen en cuenta este efecto. La Trona Leander es la primera trona que he visto que soluciona este problema”

Inger Mentz
Fisioterapeuta infantil

Datos

  • La trona de Leander es cómoda y elástica
  • La trona se ajusta a la edad y necesidades del niño
  • La profundidad de la barrera de seguridad se puede regular sin herramientas
  • El respaldo se ajusta para ofrecer el máximo apoyo
  • El asiento y el reposapiés se mueven libremente arriba o abajo
  • La patas moldeadas ofrecen estabilidad y un apoyo seguro
  • Funciona como una cómoda silla para adultos (hasta 125 kg)
  • Fabricada en haya europea moldeada
  • La superficie está tratada con una laca a base de agua