El concepto

Stig Leander habla sobre el moisés

“El moisés de Leander es un moisés que no se apoya en el suelo. La he creado de modo que sea posible suspenderla del techo. Los cuatro tirantes del moisés se enganchan en un sólo punto, que bien puede ser un gancho del techo o un soporte especialmente fabricados para este fin.

Esto se me ocurrió cuando mi cuñada dio a luz a gemelos y tenía problemas para atender a los dos al mismo tiempo. Descubrí que suspendiendo la cuna de un sólo punto era más fácil mecer a uno de los bebés, dando empujoncitos con el codo, mientras sostenía al otro al mismo tiempo.

Al suspender el moisés de un sólo punto, éste no se mueve en una sola dirección, por lo que el moisés se mueve más suavemente y con libertad, de un modo similar a lo que el bebé experimentaba en el vientre de su madre. Además, el moisés se mueve muy fácilmente. Se ha desarrollado para que el bebé tome conciencia de su cuerpo, para que experimente que es capaz de moverlo por sí solo/a.

El movimiento libre que ofrece el moisés ayuda a estimular el sentido de la orientación del bebé. Este sentido se encuentra en el oído interno y no es sólo crucial para nuestro equilibrio. También nos informa sobre la posición de nuestro cuerpo en relación a nuestro entorno y sobre su dirección y velocidad de modo que nos permite, por ejemplo, saber donde debemos colocarnos para poder atrapar un balón. También ayuda al cerebro a clasificar los estímulos que recibimos, para que podamos concentrarnos mejor.

El sentido de la orientación contribuye además a reforzar los músculos del cuerpo en relación al equilibrio. Un desarrollo deficiente de este sentido provocará que el bebé tenga dificultades para sentarse en una silla y para concentrarse y aprender”.